Diplomado DCI 2022
Diplomado en Competencias en Investigación

¡Yo sí, yo no!

Por: Jose Areli Carrera Román

 

     Seguramente has escuchado múltiples respuestas cuando es momento de cuestionar lo comprendido en una sesión de clase, ya sea en modalidad presencial, en línea o híbrida; resulta ser que cada cabeza es un mundo, cada uno de los estudiantes tiene diferentes características, habilidades e incluso necesidades, es entonces, tal como lo menciona Ken Robinson (2015) en su obra intitulada Escuelas Creativas, que nos cuestionamos el papel de los docentes a lo largo del proceso de aprendizaje de los estudiantes, no es para menos, pues el acompañamiento y guía que los docentes brindan, ocupa un lugar importante en la formación de los estudiantes.

Imagen texto Areli

Imagen por : https://pixabay.com/

 

    Entonces, podemos hacer la siguiente pregunta ¿para qué sirven los profesores? Robinson parte del modelo de educación reglada la cual requiere tres elementos: estudios, enseñanza y evaluación. El inconveniente es que el movimiento de normalización le ha dado mayor peso a los estudios y la evaluación, cuando lo realmente trascendente es la enseñanza, pues él menciona que ésta es la clave de transformación de la educación, siendo el papel del docente facilitar el aprendizaje, no consumirse con la parte administrativa. Además, la labor del docente va más allá del dominio de la disciplina, este requiere facilidad para poder comunicarse con sus estudiantes, para conocer sobre las dificultades que se pudieran presentar y así poder comprender ciertos temas. El profesor, de acuerdo a Robinson, tiene una labor vital, no solo es un instructor, también es una guía que apoya al estudiante, permitiendo dar solución a cuestionamientos generados en su día a día.

     Sin embargo, el docente actualmente tiene algunas exigencias adicionales como lo es el utilizar recursos tecnológicos para poder llevar a cabo el proceso de enseñanza y por lo tanto el de aprendizaje, limitando algunas habilidades como la observación al momento de verificar el comportamiento ante algunos temas específicos. Si bien es cierto que la inclusión de videoconferencias tiene ventajas, pues permite la interacción en tiempo real con personas del otro lado de la pantalla, no todo es miel sobre hojuelas, pues esa interacción se ve fracturada por elementos como la conectividad, el ancho de banda, o elementos del medio que nos rodea como el perro ladrando, el vecino escandaloso e incluso el señor de los tamales que se anuncia justo cuando esa interacción se está llevando a cabo.

    Los docentes han hecho uso de otro tipo de herramientas digitales, tales como: plataformas educativas, aulas virtuales, presentaciones digitales, video tutoriales, simuladores, videojuegos educativos, formularios, entre otras, teniendo como objetivo lograr que el estudiante adquiera conocimiento. Es importante recalcar, como se estableció al inicio del texto, que cada estudiante tiene características particulares que permiten facilitar u obstaculizar la adquisición de información y conocimiento, por lo tanto, crear o adaptar contenido que cubra todas las necesidades se vuelve una labor compleja. Sin embargo, la tecnología se convierte en un apoyo para retos de este tipo, el interés por ofrecer soluciones a los diferentes sectores, incluso el educativo, ha logrado que se generen herramientas en apoyo a la educación, tal es el caso de los Sistemas Hipermedia Adaptativos(Solovieva et al., 2020)

¿Qué es? ¿cómo funciona?

     Un Sistema Hipermedia Adaptativo (SHA) es básicamente la construcción de un modelo de instrucción que incluye características personales, intereses particulares, conocimientos de cada usuario, en este caso de cada estudiante, utilizando y modificando, de acuerdo a la interacción individual con el sistema, permitiendo adecuar el contenido. Por lo tanto, se entiende que este tipo de sistemas tiene la capacidad de ajustarse a los diferentes usuarios, reduciendo problemas como la desorientación y falta de comprensión, estos se adaptan de forma automática y personalizada a las necesidades de cada usuario (Brusilovsky,1996).

     Entre los objetivos más importantes para el desarrollo de un SHA se tiene el lograr que el sistema se adapte al usuario y no que el usuario sea quien se adapte al sistema, las soluciones que ofrecen son mejorar la comprensión de la información a través de diferentes opciones de rutas de navegación, considerando el nivel de conocimiento y características como el tiempo de respuesta, la cantidad de respuestas acertadas y fallidas, la preferencia por materiales de cierto tipo, para así ofrecer contenidos a la medida. El conocimiento es el elemento más utilizado para ofrecer técnicas flexibles de adaptación, es necesario que el SHA reconozca los avances o cambios en el logro de la obtención de conocimiento, para así actualizar la información almacenada.

     La configuración del SHA se basa en un modelo creado de acuerdo a la meta que se desea alcanzar y a los conocimientos esperados por parte del usuario, creando una estructura del tema, unidad u objetivo esperado, el cual genera una red de conceptos y contenido. Es importante mencionar que se consideran distintos niveles de conocimiento, lo cual permite que se lleve a cabo la adaptación, la misma responderá a las características e información relevante que se genere como parte de la experiencia de usuario. Los SHA se caracterizan por su flexibilidad y adaptación de acuerdo al reconocimiento individual, por ello se convierten en una herramienta que permite reconocer a cada uno de sus usuarios, en este caso estudiantes, para ofrecer contenido a la medida, respondiendo a las exigencias de cada uno.

     Sin duda la labor del docente sigue siendo parte importante en la formación académica de los estudiantes, el proceso de seguimiento y retroalimentación continúa exigiendo a todas las áreas la innovación, desarrollo, diseño y creación de soluciones que reconozcan las necesidades grupales e individuales, que en tiempo real ofrezcan respuesta a las interrogantes que surgen (Torres, 2018).

 

Referencias  

Brusilovsky, P (1996). Methods and techniques of adaptive hypermedia. User Modeling and User Adapted Interaction. Netherlands, v 6, 2-3, 87-129. ISSN: 0924-1868 

Robinson, K. (2015). El arte de enseñar. En K. Robinson, Escuelas Creativas (págs. 143-177). Barcelona: Travessera de Gràcia. 

Solovieva, Y., González-Moreno, C., Rosas-Rivera, Y., Mata-Esquivel, A., Morales-González, M. A. (2020). Resultados da pesquisa educacional a partir do modelo histórico-cultural e da teoria da atividade na Universidad Iberoamericana de Puebla. Ensino Em Re-Vista, 27(Especial), 1256-1274. 

Torres Duque, V. A. (2018). Ambientes de aprendizaje y su influencia en el desarrollo de la identidad y autonomía de los niños y niñas de educación inicial de la Unidad Educativa Isidro Ayora Cueva (Bachelor's thesis, BABAHOYO: UTB, 2018).

 

creative

¡Yo sí, yo no! by Carrera Román Jose Areli is licensed under a 

Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional License.

 

 

 

logos buap eco uv its BUAP ECOESAD Universidad Veracruzana ITSON

 

Redes Sociales

 

  Facebook Twitter    

 

Enlaces

 

  d ANUIES Contraloria Social Unidad de Transparencia
  Radio BUAP Lobos BUAP Sorteo BUAP Complejo Universitario